Bienestar laboral y productividad

12/07/2021

Las empresas que mejoran el bienestar laboral no solo muestran menores índices de absentismo y rotación, sino claras mejorías en sus cuentas de resultados. Aun así, solo el 55% tiene una estrategia definida al respecto. ¿Qué les frena a la hora de implementar planes integrales de bienestar?

Hace ya tiempo que la salud de los empleados ocupa un lugar central en las políticas de RRHH de las empresas. Este cuidado del bienestar de la plantilla se ha hecho especialmente palpable durante la pandemia de la COVID-19 y la inestabilidad e incertidumbre que esta ha traído consigo en los terrenos económico y laboral, entre otros. Seis de cada diez líderes de Talento y Cultura ya situaba esa salud y bienestar de los empleados como máxima prioridad para el 2021. Asimismo, que estos responsables de Personas asuman un papel activo en la gestión de la salud, el bienestar y la resiliencia de sus empleados tiene un retorno real en términos de clima y felicidad laboral, lo que redunda en una mayor productividad empresarial. 

Mejor desempeño en los empleados felices

Bienestar laboral

Varios estudios apuntan a que, cuando los empleados son más felices, en su desempeño se observa en torno a un 30% más de energía y eficacia, existe un riesgo un 300% menor de tener accidentes laborales y la productividad del negocio crece entre un 80 y un 90%. Unos datos que ahora, el Informe Global de Bienestar 2021 de Aon “Global Wellbeing Survey” no solo corrobora, sino también amplía. 

El informe, en el que han participado 1.648 compañías de 41 países, destaca cómo, a nivel global, el 82% de las empresas afirma que el bienestar de sus plantillas es importante y el 87% tiene al menos una iniciativa en marcha (porcentaje que en España escala hasta el 89%). También señala cómo aquellas que trabajan en la mejora de sus empleados también consiguen incrementar la satisfacción y fidelización de sus clientes, aumento del 1% en sus resultados netos de empresa y una disminución del 1% en la rotación voluntaria de personal.

Principales barreras para no implementar planes de bienestar laboral

Pese a las ventajas competitivas de las que dota a la empresa cuidar de la salud y del bienestar de sus empleados, el informe de Aon pone de relieve que solo el 55% de las compañías encuestadas tiene una estrategia definida y que apenas el 24% integra plenamente el bienestar en su estrategia corporativa. También recoge cómo, en el caso de las empresas de nuestro país, las principales barreras por las que no se invierte en bienestar son que los líderes de las organizaciones estén centrados en otros asuntos (en un 58% de los casos), que no sepan cómo integrarlo en su estrategia empresarial (48%) o no disponer del presupuesto necesario para ello (28%).

También podría interesarte: Wellness corporativo y bienestar del empleado

A la hora de implementar esas estrategias de bienestar en el seno de la empresa no hay ni una fórmula mágica ni una única hoja de ruta. Lo que sí parece claro es que deben partir del compromiso de los mandos superiores e integrarse en la propia cultura empresarial, de forma que el bienestar y el compromiso de los empleados sean dos de los objetivos clave de la marca empleadora de turno. Un liderazgo humanista que abogue por este tipo de iniciativas en el día a día, que practique una escucha activa con sus subordinados y que integre sus aspiraciones y motivaciones en las opciones de desarrollo que la empresa ponga a su alcance hará el resto.