La era del Smart Data

12/08/2020

Los datos sobre desempeño y compromiso del equipo ya no solo pueden almacenarse y clasificarse, sino que ahora también pueden analizarse para obtener estadísticas. El Smart Data es la tecnología que lo hace posible. ¿Preparado para dar el paso?

Como hemos dicho en numerosas ocasiones, la información es poder. También hemos visto que a través del Big Data esa información puede almacenarse y clasificarse. Dando un paso más allá, gracias al Smart Data, esa información puede incluso analizarse para obtener estadísticas a través de algoritmos propios del Big Data, algo que también sirve para disponer de datos predictivos acerca ya no solo del comportamiento de los clientes y/o usuarios de una compañía, sino del desempeño de su plantilla. Ello permitirá a su vez que la compañía pueda anticiparse en cuestiones relativas a formación, evaluación, desarrollo, fidelización y compensación del talento, algo que se traducirá en una mejor capacidad de decisión por parte de directivos y managers.

Información cualitativa

Smart Data

Las compañías ya hace tiempo que han visto el potencial que entraña subirse al tren de la digitalización. Tanto es así que un reciente estudio elaborado por Zigurat y Setesca revelaba cómo el 86% de empresas está implementando prácticas de transformación digital. En el ranking de las soluciones más implementadas destaca, con un 70%, el Big Data, una tecnología que, optimizada por parte de las empresas, puede dar como resultado respuestas segmentadas e inteligentes en torno a la gestión de Personas. No se trata tanto de reunir información, como permitía el Big Data, sino de aportar valor a partir de predicciones útiles, así como de criterios de calidad y eficiencia, que resuelvan una demanda o problema.

Lo importante, por lo tanto, no es recopilar una gran cantidad de datos, sino obtener información de calidad. Sin embargo, priorizar un tipo de información u otro parece dar algún quebradero de cabeza. La premisa para quienes duden debe ser lo cualitativo por encima de lo cuantitativo.

Análisis predictivos gracias al Smart Data

Una vez pasada por el tamiz del Smart Data, la información se convertirá en una valiosa herramienta predictiva en torno al comportamiento del talento. Posteriormente, la firma podrá crear una Employee Experience en base a los intereses que el empleado descubra a través de cada clic que haga en su dispositivo inteligente o detectar, a través de la repetición de distintos hábitos y patrones, qué conductas del empleado ponen en riesgo su salud y bienestar.

Sea como fuere, a la hora de iniciar un proyecto de Smart Data en el área de RRHH, la empresa especializada en transformación digital Watch&Act sugiere tres cosas:

1. Tomarse el tiempo necesario para identificar qué tipo de datos se necesita realmente para tener éxito en la estrategia de Recursos Humanos ya que, destacan, “la importancia relativa de los datos dependerá de los objetivos buscados”.

2. Asegurarse de que los datos se recogen de forma automática y bien integrada en una interfaz. “Cuanto menos se deba trabajar en los datos de forma manual para integrarlos en los sistemas de RRHH, más correctos y útiles serán”, señalan.

3. Apostar por la simplicidad y la eficiencia: “Una vez escogido el tipo de datos que se necesitan, la forma y dónde se recogerán, es esencial decidir qué tipo de análisis hacer. Para ello, es importante recordar el valor de la simplicidad, comenzando con el análisis de correlaciones simples que permitan comprender los mecanismos y los tipos de resultados que se podrían obtener.”