7 claves para impulsar el mentoring en tu empresa y retener el talento

26/06/2023

Una de las herramientas más efectivas para evolucionar en el mercado y retener el talento en una empresa es el mentoring. 

Tener mentores dentro de tu propio negocio, con una formación acorde, es la vía para que tus empleados desarrollen sus habilidades y aumenten sus conocimientos. De esta forma, se sentirán valorados y, por ende, comprometidos con la empresa. 

¿Qué es mentoring? 

Se trata una práctica en la que una persona con experiencia y conocimientos en un área específica aporta orientación y asesoramiento a otra persona que necesita desarrollarse profesionalmente en ese mismo ámbito y en las áreas en las que el primero es experto. 

A través de un conjunto de técnicas, el mentor, brinda consejos y conocimientos (tanto teóricos como derivados de la experiencia) a uno o varios empleados de la empresa, con el objetivo de ayudar a que consigan sus metas laborales a la vez que trabajan en pro del crecimiento del negocio.

El mentor puede ofrecer orientación sobre estrategias de negocios, habilidades de liderazgo, relaciones con clientes, gestión de equipo o del tiempo y otros temas relevantes para el éxito profesional de los empleados y de la propia empresa.

Diferencias entre coaching y mentoring 

Generalmente ambos conceptos se confunden y se suelen utilizar indistintamente. Sin embargo, son prácticas muy distintas con objetivos y metodologías diferentes. Por este motivo, a continuación, te explicamos las principales diferencias entre coaching y mentoring:

Objetivos: El coaching se enfoca en ayudar a las personas a mejorar habilidades específicas, a alcanzar ciertos objetivos o a superar obstáculos puntuales en su desempeño actual. Por su parte, el mentoring, tiene un enfoque más amplio y se centra en el desarrollo a largo plazo de la carrera profesional de sus beneficiarios y en la correcta evolución de la empresa dentro del mercado.

Experiencia: Los coaches suelen ser expertos en técnicas de coaching y habilidades de comunicación, pero no necesariamente han de tener experiencia en el campo específico de la persona a la que estén ayudando. Por el contrario, los mentores sí tienen una amplia experiencia en esa área en concreto y brindan orientación y consejos basados en su propia trayectoria profesional.

Proceso: El coaching es un proceso más estructurado, que el coach guía a través de preguntas y técnicas específicas para lograr resultados. El mentoring es un proceso más informal y se basa en conversaciones y orientación sobre cuestiones específicas.

Naturaleza de la relación: La relación entre un coach y un coachee suele ser más temporal y enfocada en un objetivo específico. Sin embargo, relación entre un mentor y las personas a las que ayude puede ser más duradera y más amplia en cuanto al alcance de las cuestiones tratadas.

Cómo impulsar el mentoring en tu empresa

Nos reiteramos en que el mentoring es una herramienta muy efectiva tanto para retener talento, como para aumentar la rentabilidad de la empresa y hacer crecer el negocio en la dirección correcta. 

Enumeramos, a continuación, algunas de las claves a tener en cuenta para trabajar el mentoring de forma eficiente: 

  1. Establecer un programa formal de mentoring: En lugar de dejar que el mentoring se desarrolle de forma informal, es importante establecer un programa formal de mentoring que incluya objetivos claros, roles y responsabilidades definidos tanto para los mentores como para aquellos que reciban su guía.
  1. Identificar a los mentores adecuados: Los mentores deben ser seleccionados cuidadosamente para asegurar que tienen las habilidades y experiencia necesarias para guiar y apoyar. Y, por supuesto, es vital que los mentores estén dispuestos a compartir su conocimiento y experiencia y que tengan una actitud positiva y alentadora.
  1. Establecer objetivos claros a perseguir: Quienes se beneficien del mentoring, deben tener objetivos muy claros fijados, lo que les ayudará a enfocarse en su desarrollo y a medir su progreso.
  1. Asegurarse de que el mentoring sea relevante: El mentoring debe ser relevante para el desarrollo laboral del día a día y para alcanzar metas profesionales. Los mentores deben estar dispuestos a adaptar su enfoque y contenido según las necesidades de aquellos a quienes guíen.
  1. Fomentar la retroalimentación: Una comunicación regular es esencial para una retroalimentación constructiva. Esto ayudará a ambas partes a entender cómo están progresando y qué opciones de mejora tienen.
  1. Reconocer y recompensar el éxito: Quienes alcancen el éxito en la consecución de sus objetivos gracias a la mentoría, deben ser reconocidos y recompensados por ese crecimiento profesional. Eso les motivará a seguir trabajando duro y a comprometerse con la empresa a largo plazo.
  1. Integrar el mentoring en la cultura de la empresa: El mentoring debe ser parte de la cultura de la empresa y no sólo un programa aislado. Los líderes deben fomentar la colaboración y el aprendizaje continuo, así como reconocer la importancia del desarrollo personal y profesional de sus empleados.

Cómo convertir a tus managers en mentores exitosos 

Para convertir a un director o manager con experiencia en el sector en un mentor, en primer lugar, es importante asegurarse de que entiende las diferencias entre ser un líder y ser un mentor y de que adopte un enfoque diferente en la relación que tiene con sus empleados.

En segundo lugar, es necesario que la persona se forme en técnicas de mentoring que le aporten los conocimientos necesarios para cubrir todos los aspectos que hemos mencionado a lo largo de este artículo: Capacidad para establecer una relación de confianza con los empleados, facilidad para transmitir conocimientos y habilidades profesionales basados en la experiencia y estar preparado para establecer metas y objetivos comunes y fijar las guías para alcanzarlos.

Además, un mentor debe ayudar a identificar las áreas de mejora de forma constructiva, haciéndose eco no solo de sus experiencias de éxito, sino también de los fracasos. Este último no es fácil, por lo que, reiteramos que la formación en mentoring es esencial para aportar a los futuros mentores las herramientas adecuadas para el desarrollo de su labor.

Por supuesto, dada su importancia en el mundo empresarial, una de las áreas formativas de Cegos está dedicada a aportar los conocimientos necesarios a directivos con experiencia para que se conviertan en mentores.