Cegos ha digitalizado toda su actividad para mantener su liderazgo en el sector y ya está preparada para acciones presenciales. Ver más.

La formación, piedra angular del Employer Branding

10/11/2020

Los empleados esperan que sus lugares de trabajo les ofrezcan retos y opciones de desarrollo y formación continua. Se trata de uno de los elementos mejor valorados para un Employer Branding en el que, además, todos ganan: el empleado, quien amplía su bagaje, y la empresa, que cuenta con profesionales mejor preparados.

La formación continua es una herramienta fundamental que impacta ya no solo en la motivación y compromiso del colaborador, sino en su grado de empleabilidad. Más si cabe en un contexto tan volátil, incierto, complejo y ambiguo como el actual, en el que la capacidad de adaptación, la flexibilidad y la capacidad de aprendizaje continuo olearnabilityde los profesionales han sido las que han marcado la diferencia entre los que han salido airosos de la actual crisis sanitaria y global y los que han quedado heridos de muerte.

Employer Branding, o dar motivos para que los empleados se queden

Employer Branding

El inmovilismo de aquellos que en los últimos años han declinado salir de su zona de confort y seguir formándose ha pasado factura a numerosos perfiles que, habiendo mostrado su vulnerabilidad, han debido poner en práctica el upskilling –o formación que busca reciclar los conocimientos y competencias profesionales, o bien responder a la necesidad de unos perfiles cada vez más multidisciplinares o híbridos- o el reskilling –o formación que busca ampliar el expertise de un profesional a fin de poderlo reubicar dentro de la empresa cuando el contexto así lo requiera-.

La importancia que los empleados le otorgan a la formación en su lugar de trabajo es muy elevada, según destacan varios informes. Así pues, recogen que el 67% de la Generación Z la priorizaba como elemento para aceptar un nuevo puesto de trabajo mientras que para el 26% de la fuerza laboral encuestada (Baby Boomer y Generaciones X, Y y Z) era un factor clave para permanecer en la empresa, junto al salario, la cultura y reputación corporativas y los beneficios sociales. Una realidad de la que ya se hizo eco el Linkedin Workplace Learning Report de 2018, que recogía que el 94% de los trabajadores se quedaría más tiempo en una empresa que invierta en formación.

Específica, personalizada y flexible

La capacidad de adaptación y el lifelong learning van a ser dos competencias claves de ahora en adelante y las empresas deben remar a favor de las necesidades (por obligación) e inquietudes (por elección) formativas de sus empleados. Para ello, deben poner a su alcance formaciones cada vez más específicas, personalizadas y flexibles en términos de tiempo y espacio. La mayoría de ellas serán en formato híbrido, presencial y online, a través de webinars, microlearning, portales y plataformas corporativas, etc. un claro reflejo de cómo la tecnología se ha convertido en elemento clave en la democratización de la formación ejecutiva y corporativa, la cual a su vez es más interactiva que nunca.

Dicho esto, cabe ahondar en qué aspectos buscan desarrollarse los profesionales de nuestro país, y que según reveló la firma especializada en gestión de beneficios para empleados Up Spain recientemente, son las nuevas tecnologías (en línea con la digitalización del ámbito empresarial, de hábitos como la compra-venta o la comunicación, etc.); los idiomas, ya sea inglés, francés, alemán o chino, imprescindibles para trabajar en entornos y equipos cada vez más diversos y globales; liderazgo y gestión de equipos, una demanda cada vez más extensa entre los perfiles ejecutivos, y herramientas como el Design Thinking o el marketing digital, estrechamente vinculadas a la innovación y creatividad que cada vez más empresas valoran en sus empleados. Una lista en la que también escalan posiciones las formaciones relacionadas con el desarrollo personal y elementos como la comunicación, la gestión del tiempo, la oratoria, la gestión del estrés, etc. y con la seguridad y calidad en el empleo, con disciplinas como la Prevención de Riesgos Laborales, primeros auxilios, auditoría y calidad de procesos, etc.

¿Qué rol ocupa la formación continua de la plantilla en el Employer Branding de tu compañía?