La diversidad de género como valor añadido

24/07/2019

Perfiles diversos dan como resultado equipos más creativos, resolutivos e innovadores y eso, al cambio, significa mejorar la imagen de la empresa no solo de puertas a dentro, como marca empleadora, sino también de puertas afuera, entre sus públicos objetivos. Pero todavía hay más, ya que esta diversidad impacta directamente en la rentabilidad y la cuenta de resultados de la organización. Así lo revelaba recientemente el informe de “Diversidad en la empresa y representación de minorías”, elaborado por EAE Business School. Este destacaba cómo las compañías con mayor índice de diversidad de género en sus equipos ejecutivos poseían un 21% más de beneficio económico y una creación de valor superior al 27%.

Pese a que las ventajas de contar con equipos formados por un número equivalente de hombres y mujeres sean tan evidentes, la realidad nos dice que queda mucho trabajo por hacer. Así lo refleja asimismo el informe de EAE, que señala cómo solo el 38% de las mujeres alcanza puestos de responsabilidad, frente al 62% de los hombres. Las mujeres que suelen desempeñar en mayor medida puestos de senior management y al más alto nivel de la organización, por su parte, solo llega al 6,4%.

Mayor diversidad de genero = mayor PIB

diversidad de género

Conseguir la igualdad de género sigue siendo unaasignatura pendiente, algo que señala también el informe “Global Gender GapReport 2018”, que sitúa a España en el puesto 29 del ranking que habla sobre elnivel de avance en igualdad de cada país. Esta es una lacra que restacompetitividad al país, por mucho que cueste creerlo, ya que como señaló lapresidenta de Merk, Marieta Jiménez, en una reciente jornada donde se dieroncita varias multinacionales, “si las mujeres no se hubieran incorporado a lafuerza laboral, hoy el PIB sería un 18% menor”. Las mujeres, para Jiménez,“representan el 37% del PIB mundial, pero si la paridad fuera real este númeroaumentaría en al menos 20 puntos”.

En este contexto, por supuesto, cabría incorporar políticas inclusivas, así como medidas de conciliación y flexibilidad laboral o planes de igualdad en términos de desarrollo, promoción y retribución, etc. algo que no solo beneficiaría al talento femenino de la empresa, sino al conjunto de sus empleados. La diversidad de género es un valor en sí mismo, que se vincula a la Responsabilidad Social de la que la empresa no solo hace gala, sino con la que realmente se compromete en su día a día.

Fuerzade trabajo más competitiva

Otro de los que se ha pronunciado recientemente acerca de la diversidad de género a nivel global ha sido el séptimo Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan. Este declaró que “la igualdad de género es más que un objetivo en sí mismo. Es una condición para hacer frente al desafío de reducir la pobreza, promover el desarrollo sostenible y el buen gobierno”. Una idea que debe ser trasladada al plano empresarial, donde los equipos diversos son el mejor reflejo de las necesidades y retos que existen hoy en día en la sociedad y de las habilidades que cabe poner al servicio de esa sociedad para crear soluciones eficaces y al nivel de lo que el contexto global requiere.

La diversidad de género crea una fuerza de trabajo a todas luces más competitiva. Así lo señala también un estudio realizado durante dos años por Deloitte y que fue publicado a finales de 2017. En él, se pone de manifiesto cómo los lugares de trabajo con igual representación de hombres y mujeres consiguen un compromiso un 4% mayor entre sus colaboradores, una imagen de marca un 5% más sólida, un aumento de la facturación bruta un 23% superior y un crecimiento orgánico un 13% mayor que aquellas que no contemplan planes de diversidad e inclusión en su seno.