Información COVID-19: en el contexto del Estado de Alarma declarado por el gobierno español en respuesta a la pandemia del virus COVID-19, se suspende toda nuestra formación presencial. Continuamos brindando todos los demás servicios, actividades y formaciones a distancia (aprendizaje digital, consultoría remota, certificaciones en línea y seminarios web, entre otros ...). Saber más.

Qué rasgos definen al líder actual

29/04/2020

Si el líder nace o se hace sigue centrando el debate varios años después. De lo que no hay lugar a dudas es que del estilo de liderazgo dependen la motivación, el compromiso, la satisfacción laboral y la productividad de la plantilla y, por ende, del negocio.

La Real Academia Española define la palabra líder como “persona que dirige o conduce un partido político, un grupo social u otra colectividad”. El término ‘dirige’ en el marco de la empresa actual, que cada vez más sitúa al empleado en el centro de sus políticas, quizás quede ya un tanto obsoleto, pero no así la misión que suele encomendarse a los líderes que encabezan compañías, áreas o equipos, ya sean de tres o 300 personas.

líder actual

En términos generales, el líder es quien inspira, guía, escucha e intenta responder a las necesidades de sus empleados. Aunque su posición implica sentar las bases y objetivos del trabajo del resto de empleados, en su día a día no se sitúa por delante o por encima, sino a su lado, siendo el primer embajador de la cultura y valores de la compañía en la que todos deben remar a favor del negocio, sea cual sea la posición que ocupan en el organigrama.

El líder actual como potenciador del talento

Ahora bien, ¿qué cualidades debe reunir el líder actual para dar voz a sus subordinados, empoderándolos y animándolos a proponer ideas apelando a su creatividad, mientras que, por otro lado, vela por su seguridad, bienestar y satisfacción laboral? El fin último que persigue el líder es favorecer la productividad individual y grupal del equipo, objetivo que, según los expertos de Michael Page, requiere de siete rasgos clave:

  • Fijar metas y expectativas. “Una persona que se dirija hacia una meta clara y fija se aplicará con mayor determinación porque sabe lo que se espera de él”.
  • Invertir en las personas: “El talento es la variable más importante y valiosa de cualquier organización. Por eso, si quieres gente preparada, debes invertir en su formación y capacitación.”
  • Potenciar el talento: “Es importante crear planes de carrera para cada una de las personas que trabajan contigo. Realiza con ellos evaluaciones del desempeño y da un feedback sincero.”
  • Una comunicación “transparente, clara, concisa y bilateral, clave para liderar de forma efectiva”.
  • Escucha activa, “la cual implica observar y preguntar, flexibilidad y confianza, apertura y firmeza”.
  • Entusiasmo y espíritu de superación, “valores esenciales en un líder que busca ser una persona de referencia y que requiere de un equipo de trabajo sano, optimista, divertido y, a su vez, ambicioso y retador”.
  • Predicar con el ejemplo “y ser el primero en tomar responsabilidades, trabajar duro y, a su vez, hacerlo con honestidad, ética y autenticidad”.

Por y para las personas

El líder se convierte así en un gestor del talento que trabaja por y para las personas que conforman la empresa. Esa es una de las premisas que, desde su posición, sigue Pablo Isla, Presidente del Grupo Inditex, elegido por la revista Forbes como Mejor CEO de la década. Con Isla al frente, el grupo no solo ha multiplicado por siete su capitalización y ha triplicado la dimensión de la compañía, sino que en los últimos cinco años también ha generado 52.000 puestos de trabajo, 10.000 de ellos en España, convirtiéndose así “en un centro neurálgico de atracción de talento internacional en todas las disciplines y poniendo el valor de la persona en primer plano”, destacan desde Forbes.

Precisamente, en la entrevista con Isla que la revista publicaba el pasado mes de febrero, el propio CEO reconocía que “lo más importante de una empresa son las personas”. Y añadía: “Es el mejor activo que tiene, la clave de lo que ha sido y de lo que puede llegar a ser en el futuro”. Por ello, “impulsar y motivar a las personas supone preservar lo más valioso de la empresa”. Un estilo de liderazgo que, pese a tener claros sus objetivos, no se olvida de dotar a sus empleados de espacios y herramientas que promuevan su formación y desarrollo, creatividad y satisfacción laboral.