El aprendizaje colaborativo

13/04/2021

Si la unión hace la fuerza, no es de extrañar que de un tiempo a esta parte las empresas hayan apostado por transformarse en entornos colaborativos donde el trabajo en equipo, el debate y el consenso a la hora de proponer soluciones o ideas de mejora son elementos clave.

Si, en base al modelo 10:20:70 de M. Lombardo y Robert W. Eichinger, hasta un 20% del aprendizaje de un empleado procede de la interacción con los demás, ¿por qué no explorar al máximo esa relación en pos de un aprendizaje más significativo para las partes? Esta parece ser la premisa que se encuentra tras un nuevo modelo de aprendizaje corporativo, el aprendizaje colaborativo, aquel que nace de la comunicación e interacción de las partes. La principal diferencia respecto a modelos como el aprendizaje cooperativo es que este otro no presupone que todos los empleados tienen los mismos conocimientos y habilidades, sino que concibe la diversidad de perfiles, know-how, expertise, potencial y habilidades que encierra una misma fuerza laboral como valor añadido

Sentimiento de pertenencia gracias al aprendizaje colaborativo

aprendizaje colaborativo

En este nuevo escenario, a la hora de asumir un reto o proyecto, cada empleado que participa se nutre de las fortalezas del otro y complementa las debilidades o áreas de mejora de los demás. El aprendizaje colaborativo, asimismo, logra comprometer a todos porque todos sienten que tienen algo que aportar, se apoya en sistemas y softwares colaborativos y, como ventaja final, aporta soluciones innovadoras y creativas, analizadas desde todos los ángulos, enriquecidas con multitud de puntos de vista y consensuadas entre todos.

A la hora de buscar aquellos colaboradores que mejor encajan entre sí o de promover que los empleados llamados a colaborar juntos entren en contacto, la empresa puede valerse de dinámicas como los role play o el team building, dos prácticas que sirven asimismo para estrechar lazos entre las partes. Esta cohesión servirá a su vez como ventaja competitiva a la hora de llevar a cabo un proyecto y de debatir, aclarar, consensuar, etc. todos los aspectos que sean necesarios a lo largo de ese proyecto. Explicarles desde el principio los puntos clave del proyecto, haciéndoles partícipes desde el minuto cero, servirá asimismo para incrementar la vinculación de los colaboradores al proyecto y, en paralelo, también el sentimiento de pertenencia a la empresa.

Mayor efectividad y agilidad en los empleados

Y todavía hay más, ya que al involucrar a distintos colaboradores en un mismo proyecto, este puede fraccionarse en tareas concretas que se pueden distribuir entre subgrupos dentro del mismo equipo. De esta manera, la carga de trabajo podrá ser repartida en base al know-how y potencial de cada subgrupo, algo que redundará en una optimización de los tiempos y los resultados. Para poner en común todas estas tareas ‘to do’ y los plazos que debe cumplir el proyecto, resultará clave asimismo valerse de metodologías ágiles como Scrum o Kanban. Metodologías que servirán también para que la organización tenga un mayor control y capacidad de predicción y reacción ante posibles cambios.

La contribución de varios colaboradores al proyecto también servirá para enriquecer los proyectos y para que los aprendizajes resultantes del mismo perduren más tiempo en los participantes. También servirá para que todos ellos se mantengan con la mente activa a la hora de buscar soluciones, para enriquecer sus relaciones y habilidades interpersonales y para fomentar su autoestima y seguridad en sí mismos, algo que de paso servirá para que se muestren más proactivos y comprometidos con la marcha del negocio. Por otra parte, a la empresa le servirá para conocer casi en tiempo real las fortalezas y debilidades de cada uno de sus empleados, información que podrá utilizar para diseñar planes de formación y desarrollo que se alineen mejor con el potencial de cada uno de ellos.

Como hemos visto, un entorno laboral cada vez más líquido demanda nuevos modelos de aprendizaje que, entre otras cosas, permitan que los empleados den lo mejor de sí mismos de manera individual para luego enriquecer los proyectos a nivel global. Esta es la razón por la que los Premios CEGOS con Equipos&Talento a las Mejores Prácticas de RRHH cuente con una distinción a los Nuevos Sistemas de Aprendizaje.