El futuro de la tecnología y la humanidad, según Gerd Leonhard

El pasado 17 de octubre se celebró el Business Transformation Summit 2017, un evento en el que conocimos de primera mano de expertos en transformación a nivel mundial las tendencias y técnicas a las que nos tenemos que adaptar y diferenciar en esta nueva era de crecimiento sin precedentes de la mano de la tecnología y nuevos entornos de aprendizaje. Durante el evento, Gerd Leonhard (CEO de The Futures Agency) ofreció una conferencia titulada “Hacia el crecimiento exponencial: comprender el futuro en un mundo donde la tecnología es exponencial y los humanos lineales”.

Se espera que en los próximos 20 años haya más cambios que en los últimos 300 años. ¿Qué quiere decir esto? En palabras del propio Leonhard, que el futuro ya no es una extensión del pasado. En estos momentos nos encontramos al comienzo de la curva exponencial y debemos adaptarnos y saber aprovechar las oportunidades que traerán los nuevos cambios.

Se dice que en un futuro las máquinas serán cada vez mejores y podrán hacer muchos de nuestros trabajos e incluso sustituirnos. Es en estos momentos cuando nos preguntamos: ¿Qué haremos entonces? ¿A qué nos dedicaremos y dónde debemos centrar nuestro desarrollo? ¿Cómo resultar imprescindibles?

Megashifts: claves del futuro

Lo primero que hay que entender es que un “futurista” como Gerd Leonhard no tiene poderes para predecir el futuro, pero sí mecanismos para observarlo y entenderlo. Según Leonhard, el futuro traerá grandes cambios tecnológicos que cambiarán nuestra forma de vivir, es lo que él llama “Megashifts”.

gerd leonhard

Los megashifts son aquellas palabras clave que representan varios desarrollos importantes en la tecnología y la cultura de los últimos 5 años, y que son los que cambiarán nuestro futuro exponencialmente en los próximos 20 años.  Gerd Leonhard los divide en 10 palabras que representan los cambios fundamentales de la transformación digital a todos los niveles:

  • Digitalización: Las rutinas podrán ser digitalizadas o automatizadas. Las máquinas, mucho más potentes y avanzadas, podrán realizar trabajos que hasta ahora eran realizados por personas.
  • Movilización: La tecnología se vuelve invisible y se mueve dentro de nosotros hasta ser una parte esencial.
  • Dataficación: Todo se transforma en datos o es “datificable”. Estos datos se utilizan para plasmar la realidad.
  • Cognición: Las Inteligencias Artificiales estarán más desarrolladas. Podrán funcionar como la mente humana gracias a los algoritmos avanzados, aunque no tendrán cualidades clave como empatía, creatividad…
  • Personalización: Los ordenadores nos escucharán, intentarán comprender nuestras preferencias y se adaptarán a nuestras necesidades.
  • Aumento: Podemos ver el mundo con nuevos ojos gracias a la Realidad Aumentada.
  • Virtualización: Todo lo virtual forma parte de nuestra realidad. Lo que antes eran “cosas” ahora son ceros y unos.
  • Desintermediación: Se desvanecen los intermediarios, ya no son útiles. Las nuevas plataformas toman el control.
  • Robotización: Los robots van a estar en todas partes.
  • Automatización:Todo aquello que no pueda ser digitalizado o automatizado será mucho más valioso. Programas o Inteligencias Artificiales pueden ocuparse de los mecanismos automáticos.

Transformación: el papel de las máquinas y de los seres humanos en el futuro

La ciencia ficción se está transformando en realidad, pero esto no debe alertarnos porque los humanos aún poseemos una ventaja sobre las máquinas. Como decía Einstein: “La imaginación es más importante que el conocimiento”. Por mucho que las máquinas puedan mejorar, carecen de lo más importante: capacidad de crear o entender.

Debemos invertir en tecnología y en humanidad

En un mundo de conectividad total y máquinas inteligentes, las interacciones entre las personas son más valiosas que antes. No vamos a ser reemplazados por robots, pero necesitamos desarrollar nuevas habilidades, conocimientos, y ponernos al día para ser valiosos en un mundo donde todo lo rutinario será automatizado. Nosotros debemos ser el valor diferencial.

La Inteligencia Artificial hace que las máquinas puedan aprender y comprender más cosas, haciéndolas útiles para muchas tareas. Sin embargo, hay que tener cuidado y no caer en la “deshumanización” para no caer en un “feudalismo digital” donde somos esclavos de la tecnología.

EL 70% de los trabajos del mañana no existen hoy:

  • Tendremos que enseñar a los niños a aprender de forma diferente, para que no sean robots
  • Nuestro futuro pasa por inventar nuevos trabajos
  • Los gobiernos tendrán que pensar qué pasará con las personas que pierdan su trabajo por el avance tecnológico. Adaptarse o morir.

Como decía Elbert Hubbard “Una máquina puede hacer el trabajo de 50 personas, pero ninguna máquina puede hacer el trabajo de una persona extraordinaria”. Nuestro objetivo será convertirnos en extraordinarios, en imprescindibles, en valiosos.

Tenemos inteligencia social, emocional e intelectual mientras que las máquinas sólo tienen inteligencia artificial. Pueden simular, pero no ser. Como no podrán ser como nosotros, tenemos que ponerlas en su sitio y no dejar que sean ellas las que definan lo que vamos a ser.

Los datos: diamantes en bruto

¿Qué está pasando a nuestro alrededor? Los datos son los nuevos motores de las compañías y su herramienta más poderosa. Actualmente son diamantes en bruto que las empresas más importantes del mundo están tratando de pulir. Existen demasiados datos y al 98% de ellos no se les da uso porque necesitamos máquinas más inteligentes para procesarlos.

Los datos permiten adaptarse por completo a las personas, hacer un perfil detallado de sus intereses, sus gustos, sus opiniones y básicamente conocer la esencia humana. Si ahora esta información es imprescindible, en el futuro se le dará aún más uso. La tecnología irá aprendiendo por sí misma y habrá una mayor personalización. Podremos hablar con nuestros dispositivos, ordenadores o robots como si fueran un amigo más, tal como ocurre actualmente con Siri, Cortana o Alexa, ya que cada vez se invierte más en big data, comprensión lingüística y síntesis de voz.

Esto nos lleva a preguntarnos: si todos nuestros datos están en la nube y en poder de ciertas empresas, ¿cómo podemos saber que estamos en buenas manos?

La ética de la tecnología: nuestra responsabilidad

La tecnología es neutral hasta que la usamos. La tecnología no tiene ética, hemos de ser nosotros los que le demos significado. En cinco o diez años podremos hacer casi cualquier cosa con ella, por eso la ética jugará un papel fundamental.

Contestando a la anterior pregunta, las empresas tecnológicas son las responsables de las posibilidades que crean. Si se abren posibilidades negativas, el resultado será dañino. Si se crea un ecosistema donde se intente crear beneficio para todos, entonces el impacto será positivo.

Deberíamos usar la tecnología para propósitos que sean beneficiosos para la humanidad, aunque siempre existirá una parte que habrá que regular. Por ejemplo, un mal uso de la tecnología puede crear problemas de privacidad, ciber terrorismo y vigilancia no consentida.

Lo mismo ocurre con las Inteligencias Artificiales. Si las IA mejoran y el ecosistema no se adapta, podemos encontrarnos con un panorama de desempleo e insostenible. Es por ello que Leonhard nos advierte de que debería de regularse todo lo que está por venir y que ya está cambiando.

Descubre Business Transformation Summit