Planes de Igualdad en el entorno laboral, un must del siglo XXI

21/07/2021

Las empresas deben ser el reflejo de la sociedad en las que se enmarcan. Esto significa que también deben reproducir todos aquellos tipos de diversidades que nos rodean, ya sean generacionales, culturales, étnicas, de género o capacidades.Por eso es importante que cuenten con planes de igualdad reales y efectivos.

Más allá de ver la diferencia como un enemigo a batir, las compañías deben concebirla como fuente de riqueza y es que la suma de un talento diverso da como resultado soluciones más creativas e innovadoras, fruto del debate y la contraposición de puntos de vista y expertise. La igualdad de oportunidades debe estar en los cimientos de cualquier cultura empresarial que se precie, si no difícilmente se logrará el compromiso de todas y cada una de las personas que trabajan en ella, una equidad que puede salir reforzada a través de Planes de Igualdad que, aunque escalan posiciones, no son una realidad en el 100% de las empresas. Así lo pone de relieve el reciente informe “It's time to Reimagine Diversity, Equity & Inclusion” de Boston Consulting Group.

Diversidades aún por incorporar en los Planes de Igualdad

Planes de Igualdad

El informe, en el que ha participado una muestra de más de 25.000 profesionales procedentes de 12 países, también señala cómo, aunque el 75% de las empresas que conforman la muestra cuenten con programas de diversidad, hasta el 75% de los empleados no están seguros o no creen que su empresa tenga un programa formal de DEI (Diversidad, Equidad e Inclusión) y/o no se han beneficiado de los programas de diversidad y el 55% afirman haber sufrido discriminación en el lugar de trabajo. A escala nacional, solo un 3% de los empleados españoles considera que su empresa está muy implicada en las políticas de DEI; mientras que un 32% comenta que está implicada, un 47% que está en la media, un 13% por debajo de la media y un 4% que no está implicada.

Queda mucho camino por recorrer y es necesario incorporar algunos tipos de diversidades más decididamente en estos planes. Esa es otra de las conclusiones del informe de Boston Consulting Group. Destaca el esfuerzo que las empresas han hecho para convertirse en entornos más inclusivos para aquellas personas diferentes en términos de raza, sexo y orientación sexual, pero debe hacer todavía más por favorecer la igualdad de oportunidades también para aquellos que presenten elementos demográficos, de contexto vital o capacidades físicas o mentales diversos.

Mujeres y liderazgo, asignatura pendiente

La brecha de género es la eterna lacra de la sociedad actual. Las mujeres ocupan la mayor parte de las profesiones que durante la pandemia se han visto como esenciales pero aun así han sido las que más penalizadas han salido por la crisis económica que el covid19 ha traído consigo. También están infrarrepresentadas en los puestos directivos, algo que tampoco es nuevo y que recientemente volvía a sacar a la palestra un nuevo estudio, esta vez elaborado por Kreab para ClosinGap, y que señalaba como en España, solo una de cada cuatro personas con capacidad de decisión en las esferas de poder es mujer, una infrarrepresentación que sobre todo se pone de manifiesto en los ámbitos político, empresarial y de los medios de comunicación.

En 2016, algunos informes ya señalaban cómo las compañías que apuestan por el liderazgo femenino aumentan hasta seis puntos porcentuales sus beneficios netos. Que sea una mujer la que se encuentre a los mandos de una compañía da como resultado un liderazgo más humanista y centrado en las personas, algo que se ha visto fundamental estos últimos meses. En términos generales, ellas tienen más capacidad para hacer red, comunicarse con los demás e incluso abordar con mano izquierda asuntos más delicados; son más persuasivas y suelen convencer a base de dar ejemplo y no de imponer las cosas, y tienen una mayor facilidad para reconocer el éxito de los demás, algo que incide de lleno en el engagement de los empleados.

Una sociedad diversa, en definitiva, necesita de compañías inclusivas que no solo garantice la igualdad de oportunidades entre todos sus profesionales, sino que también sepan sacar el máximo partido a la diferencia, más si cabe en entornos cambiantes que necesitan de soluciones creativas e innovadoras. ¿Es tu empresa una de ellas?