Los 7 grados de madurez emocional

¿Cuándo utilizar los diferentes grados de madurez emocional? Cuando tu interlocutor no formula claramente una petición porque alguna emoción se lo impide.

Los 7 grados de madurez emocional

Los 7 grados de madurez emocional, derivados de la inteligencia emocional, pueden ayudarte a aclarar lo que tu interlocutor te está demandando. Una fuerte madurez emocional supone tener la suficiente capacidad como para:

1/ Entender la emoción y darle un sentido. Uno debe ser consciente y capaz de darle un nombre y localizar el desencadenante, para así satisfacer la necesidad del interlocutor.

madurez emocional

Para este propósito, el análisis transaccional distingue 5 emociones básicas:

  • Miedo: está relacionado con la percepción de un peligro, una situación desconocida (desencadenante) y transmite a la persona una necesidad de buscar protección y/o seguridad.
  • Ira: es generada por un obstáculo que impide que la persona alcance su objetivo (desencadenante) y le transmite una necesidad de cambio.
  • Tristeza: está vinculada a una pérdida (desencadenante) e informa sobre la necesidad de comodidad.
  • Alegría: se desencadena por un éxito (desencadenante) e informa sobre la necesidad de compartir.
  • Deseo: está vinculado a una esperanza (desencadenante) e informa sobre una necesidad de inversión.

2/ Expresar, en lo justo, tus emociones y necesidades.

3/ Ser claro a la hora de solicitarle alguna cosa al interlocutor.

Adapta tu manera de intervenir según el grado de madurez emocional

Identifica el nivel de madurez emocional expresado por el interlocutor y ayúdale a solucionar sus necesidades:

Nivel 1: negación de la emoción y del desencadenante

Manifestaciones: tu interlocutor no es consciente de las características de la situación y de la emoción que esta despierta en él.

Modo de intervención: describe la situación y pregúntale sobre la emoción que podría causarle.

Nivel 2: retención de la expresión de la emoción

Manifestaciones: tu interlocutor es consciente del desencadenante y la emoción que causa en él, pero tiene dificultades para ponerle nombre a esa sensación.

Modo de intervención: reformula tu percepción de la emoción de tu interlocutor. Puedes sugerir una hipótesis sobre como se siente y verificar si estás en lo correcto: “Siento que estás enojado…”

Grado 3: expresión de una emoción de sustitución

Manifestaciones: tu interlocutor es consciente del desencadenante y tiene una emoción que no se corresponde con lo que debería sentir.

Modo de intervención: puedes ayudarle a establecer esa conexión entre el desencadenante y la emoción auténtica.

Grado 4: expresión inapropiada de emoción auténtica

Demostraciones: tu interlocutor es consciente del desencadenante y la emoción que expresa está totalmente desproporcionada en relación con las causas.

Modo de intervención: escuchas y preguntas sobre la emoción, sobre la necesidad en la situación actual.

Grado 5: Expresión de emoción sin formulación de necesidad

Manifestaciones: tu interlocutor expresa su emoción pero no la necesidad correspondiente.

Modo de intervención: pregunta a tu interlocutor sobre su necesidad.

Grado 6: expresión de emoción y necesidad

Manifestaciones: tu interlocutor expresa su emoción y su necesidad pero sin formular una solicitud clara.

Modo de intervención: le preguntas por su petición, que sea más concreto.

Grado 7: Expresión de emoción, necesidad y formulación de la demanda

Manifestaciones: tu interlocutor es atendido y se afirma en la expresión de su emoción, su necesidad y su petición.

Modo de intervención: responde a su petición.

 


Podría interesarte: Curso Desarrollar la inteligencia emocional


Los aportes de la CNV

Inspirándote en las cuatro etapas de la Comunicación no violenta (CNV), diseñada por el Dr. Marshall B. Rosenberg, puedes ayudar a tu interlocutor a expresar sus emociones de manera más efectiva:

  1. Describe el comportamiento concreto que afecta el bienestar y describe los hechos: “¿Qué está pasando? ¿Cuáles son los hechos? “.
  2. Pídele a tu interlocutor que exprese la emoción que siente ante este comportamiento: “¿qué sientes acerca de esta situación? “, “¿Cómo te sientes? “
  3. Haz que exprese sus necesidades: “¿Qué necesitas? “
  4. Finalmente, aclara la demanda de acciones concretas que espera tu interlocutor para encontrar su bienestar: “¿qué esperas de mí? “.

La postura a adoptar:

Para ser efectivo, necesitarás:

  • Practicar la escucha empática para detectar sentimientos que no se aprecien de forma clara.
  • Mostrar bondad y empatía hacia los sentimientos de tu interlocutor es esencial
  • Finalmente, tener interés en proceder a reformulaciones e hipótesis. Sólo la persona sabe lo que le está pasando realment.