La formación corporativa, clave para reducir la brecha digital

12/10/2021

En un entorno digitalizado pero que todavía arrastra unas carencias en cuanto a la formación digital de parte de sus profesionales, las empresas se enfrentan al reto de poner al alcance de sus plantillas formación que ayude a reducir la brecha digital.

El 87% de los directivos sufre o espera sufrir las consecuencias de esta brecha de competencias digitales en su plantilla. Así lo ponía de manifiesto el reciente estudio “Digital Skills Research” de Salesforce, que también señalaba cómo la brecha digital ya afecta a un 64% de las grandes empresas y a un 56% de las pymes europeas a la hora de encontrar talento cualificado. Esta brecha digital dibuja un escenario donde, por un lado, se correría el riesgo de un acceso desigual a empleos de calidad u oportunidades de desarrollo para los profesionales. Por el otro, significaría que, a tenor de la falta de talento digital, los índices de innovación y competitividad de las empresas caerían en picado.

Formación digital para la inclusión

reducir la brecha digital

En un contexto asimismo donde las tecnologías digitales han sido la tabla de salvación para preservar tanto la actividad empresarial como los lugares de trabajo, quedarse atrás en el dominio no es una opción. En ese sentido, las empresas deben dotar a sus empleados ya no solo de recursos digitales para llevar a cabo su función en entornos cada vez más híbridos, sino también de una formación que los empodere a la hora de adquirir competencias digitales. Más aun teniendo en cuenta que las nuevas tecnologías pueden convertirse en un elemento inclusivo entre perfiles sénior, el 75% de los cuales están dispuestos a prolongar su vida laboral, para lo que desean seguir teniendo oportunidades de aprendizaje, según un reciente estudio realizado por la Fundación Transforma España y Estudio de Comunicación.

También sería un elemento cohesionador para los empleados con discapacidad, un 68% de los cuales opina que la tecnología puede impulsar su acceso al empleo, según algunos estudios, que también destacan cómo el 70% de empleados con discapacidad asegura que las nuevas tecnologías han mejorado su calidad de vida global, facilitando su formación, acceso al empleo, ocio o comunicación.  

El líder, palanca clave para reducir la brecha digital

Si hay un rol clave en la formación digital de las plantillas, este es el líder o mánager. Una figura, asimismo, que en general cuenta con el respaldo de sus empleados para asumir el reto. Aproximadamente, la mitad de las organizaciones señalan que, en mayor o menor medida, tienen confianza en sus directivos para liderar el proceso de transformación digital, en contrapunto, mientras un porcentaje más minoritario considera que sus líderes no están preparados o desconocen sus capacidades ante el reto.

Asimismo, hay acciones muy bien valoradas por las compañías como son la digitalización de los procesos de gestión de talento, puesto esto significa ahorrar un tiempo significativo, a la vez que incide en el ahorro de costes. Aun así, hay camino por recorrer y tecnologías por adoptar, puesto que un amplio porcentaje de organizaciones todavía no ha incorporado técnicas de analítica predictiva que ayuden a identificar las variables de desempeño en el puesto y otras muchas no cuentan con una plataforma tecnológica para la identificación del talento interno.

El reto de completar la digitalización por parte de las empresas es mayúsculo. Aun así, el contexto actual nos ha demostrado que es una transformación que cabe abordar más pronto que tarde, un proceso en el que los líderes y la formación corporativa tienen un papel clave. ¿Preparado para dar el paso?